EL PEZ GATO ACECHA

Por Nibaldo Calvo Buides
Conocido como pez gato o claria, fue introducido en Cuba para aumentar el consumo de proteínas de la población durante los años del llamado "período especial'' (década de los ´90); pero como bien dice el refrán: el remedio ha sido peor que la enfermedad, porque el pez gato se ha convertido en pocos años en una poderosa amenaza para el ecosistema cubano.
El pez es originario de Asia y bajo su nombre se agrupan unas 2,000 especies extendidas por India, el sudeste asiático, Indonesia y el norte de Africa.
Carnívora y altamente depredadora, se cría en agua dulce y tiene capacidad para buscar alimentos fuera de sus estanques, deslizándose por tierra mediante fuertes sacudidas de la cola.
Su expansión incontrolada en Cuba durante la última década está provocando serios estragos en la fauna y vegetación acuáticas, el equilibrio ecológico y la vida doméstica. Arrasa con tilapias y ranas, y puede introducirse en cuevas subterráneas, alcantarillados y tuberías caseras. Las clarias amenazan potencialmente en el medio natural a 242 especies de la fauna cubana, de las cuales 75 son endémicas, 29 raras o locales y 25 introducidas. Una de las zonas de mayor peligro es la Ciénaga de Zapata, reservorio natural cubano, donde se han capturado clarias con jicoteas y cocodrilos pequeños en su estómago.