¡NO SE DEJEN ALBUREAR!

Por Nibaldo Calvo Buides
Los cubanos somos bromistas por naturaleza; en muchas ocasiones utilizamos el doble sentido.
Algo parecido ocurre en México con los mexicanos, y es muy reconocido ya a nivel internacional el albur en México, que es un juego de palabras con doble sentido (a menudo, sino siempre, con connotacion sexual).
Si es callejero, terminará en una escaramuza, mas si se trata de un pasatiempo entre camaradas, se deben seguir estos puntos:
1) Calma absoluta.
2) Contestar coherente y sin titubear.
3) Pierde quien duda o se traba al hablar.

Eso lo he aprendido de la práctica diaria, para que no me sigan albureando.