CAMBIO DE VENTORELAS POR JALONAZOS

Por Nibaldo Calvo Buides
Cada año Cuba es azotada por ciclones y huracanes. Los cubanos estamos acostumbrados a convivir con estas afectaciones metereológicas.
En la Isla existe un adecuado programa de defensa civil que posibilita que la población no sufra muchos daños materiales por el paso de los desvastadores ciclones y huracanes.
Pero sucede que México es proclive a sufrir afectaciones por los temblores de tierra (sismos)La verdad es que desde enero del 2007, fecha en que vivo en México, solo en una ocasión me he dado cuenta en que está ocurriendo el temblor.
Sucedió la semana pasada, mientras me encontraba en el cuarto escribiendo en la computadora, y de repente me llegó un jalonazo que parecia que la tierra me iba a tragar.
No me asusté, es la realidad, gracias a que mi esposa se ha encargado de darme las orientaciones pertinentes en caso de que ocurra un temblor.
Ni modo, ahora tendré que acostumbrarme a los "jalonazos" en vez de las ventorelas de agua.