MÉXICO TIENE SU PUESTO EN EL MUNDIAL

Por Nibaldo Calvo Buides
Ayer en la tarde la selección mexicana de futbol venció a la de El Salvador, en el estadio azteca, y de esa manera México se clasificó para la COPA MUNDIAL DE FUTBOL 2010.
Merecido reconocimiento merecen tanto el Director Técnico, Javier Aguirre, como toda la selección que ha entregado su alma en el terreno de juego.
Les deseo éxitos en el Mundial.
Y comparto con Ustedes el siguiente relato especializado acerca de los goles de la selección triclor:
La figura de Blanco (Cuauhtémoc) , líder moral y futbolístico del equipo, pegó en todo momento al sique visitante. Por eso la importancia de que jugara, a pesar de las molestias. Por eso la necesidad de que estuviera en el equipo, a pesar de la edad. Cuauhtémoc fue el mejor cómplice de Aguirre en la obtención del boleto al Mundial y este sábado realizó la última gran cooperación para ello.
Sin tocar el balón, el 10 mexicano marcó el tanto que dio destino al juego. La sola presencia del atacante asustó a Marvin González, quien anotó al minuto 25 en propia meta el 1-0.
Lo que siguió fue la lucha de los verdes por aumentar la felicidad de su gente, con unos salvadoreños respondones de futbol esporádico y patadas continuas.
No fue hasta que apareció la magia de Blanco, que el Tri logró el segundo gol: combinación entre Cuauhtémoc (a pase de "taquito"), Vela y Franco, que culminó el 10, con toque elegante y festejo ensordecedor. El abrazo que siguió entre Aguirre y Blanco resumió el regreso en una eliminatoria que se había complicado de inicio.
El veterano recién incorporado al Tri Francisco Palencia entró de cambio por Cuauhtémoc, en un gesto del entrenador mexicano para que el público agradeciera al veterano jugador del Chicago Fire. La modificación no quedó a deber, Palencia encontró un hueco por derecha y marcó el tercero para México, que ya podía sentirse en el Mundial.
La mala nota fue el tanto recibido en tiro libre, a potente disparo de Julio Martínez (3-1), mas ese pequeño golpe fue apagado por Vela unos minutos después con el cuarto para el Tri y antes del final que hizo oficial la clasificación al Mundial de Sudáfrica, ganada a sangre y sudor.
EL UNIVERSAL