YO CONOCI A LA POETISA DIGDORA ALONSO!!!!

Por Nibaldo Calvo Buides
Durante mi estancia de trabajo por la bella ciudad de Matanzas, como periodista del periodico local, tuve la oportunidad de conocer a importantes personalidades del mundo deportivo, cultural y social de ese territorio cubano.
Entre ellas conoci a Digdora Alonso, quien es considerada uno de las mejores poetisas cubanas e internacionales.
La conocí gracias a su nieta Vanessa, quien en aquel entonces también trabajaba en el periodico como fotógrafa.
Recuerdo que una de las pláticas que sostuve con Digdora fue acerca de Ciénaga de Zapata, lugar a donde yo acudia cada mes para realizar mis funciones como coordinador del mensuario HUMEDAL DEL SUR.
Resulta que Digdora había estado años atrás en la Ciénaga de Zapata, y con total precisión me comentó acerca de sus vivencias y recuerdos de ese bello lugar de la geografía cubana.
Ya Digdora no está físicamente en nuestra tierra; pero sus poemas y su legado cultural continúa en vida y se difunde por toda Matanzas y por toda Cuba.
Digdora Alonso (Matanzas, 1921-2007).
Algunos de sus poemarios editados: Casi invisible al atardecer (Matanzas, 1986), Bajo el hongo (1986), Como ángel cierto (Ediciones Unión, La Habana, 1987), En las márgenes del diario y Bajo el cielo de adentro. Poemas suyos han sido incluidos en antologías y traducidos a otros idiomas. Es miembro de la Unión de Escritores de Cuba. Su poema Ojos y lámparas forma parte del Tomo II de la Antología de la Poesía Cósmica Cubana (Frente de Afirmación Hispanista, México, 2001).
Al morir en el 2007, dejó como tesoro para los matanceros y cubanos, una prolífica y sensible obra literaria.
Actualmente en la que fuera su casa, ubicada en la ciudad de Matanzas y en la que vivió por más de 50 años, se encuentra la EDITORIAL MATANZAS, donde se exhibe un fondo de la abundante colección de la reconocida editorial; así como fotografías, documentos y toda la bibliografía de Digdora.
A continuación una de sus ilustres obras:




Micros (Fragmentos)

La música de las esferas
el sonido de la sangre en su torrente

y el de la sombra
¿A dónde irán las notas de los saxófonos

matando como truenos?
¿Qué tempestades de aire
desato con mi brazo al moverlo?
¿Qué seres arrastraré en el torbellino?

Hay un mundo de colores y formas
en la pared más blanca
oculto.Como los edificios en las lejanías.

Tan dentro de mis manos
que no puedo asirlos
tan cerca y, sin embargo,
tan semejantes a las galaxias.
En el túnel que se forma

entre mis pies y la tierra
¿Qué eclipses producirán mis pisadas?
¿Qué nube yo
adonde llego
enormemente invisible,
lentamente avanzando?

No te hace daño el gigante mío
te piso y no te alcanzo
mi peso te llega
como a mí la mole de la luna